Trenza rellena de crema de almendras

Desde hace unos días tengo ganas de preparar una trenza rellena de crema de almendras y ya por fin hoy he encontrado el hueco y lo voy a compartir con ustedes. Estas trenzas se pueden rellenar practimente de lo que queramos de crema de chocolate, canela, crema pastelera en fin lo que en el momento tengamos a mano. Lo que tenemos que tener en cuenta a la hora de preparar este dulce es, que se hace con levadura fresca y tenemos que contar con el tiempo de  levado de la masa que puede oscilar entre 1 hora u hora y media. Así que si queréis la trenza rellena de crema de almendras para merender o aconsejo preparar la masa por la mañana para que suba durante el almuerzo y  luego terminarla y no nos pille el toro.

Con  todos los ingredientes a mano empezamos con la masa. En el recipiente que vayamos a hacer la masa, tamizamos la harina para que no haya grumos. Aparte, por ejemplo en el vaso de la batidora, ponemos leche que hemos templado previamente, el azúcar y la levadura fresca desmenuzada y batimos bien hasta que la levadura se haya disuelto por completo en la leche. Ahora le añadimos el huevo y con la Turmix o batidora de mano  le damos un toque para que todo esté bien mezclado.
Volvemos a nuestro recipiente con la harina y le añadimos el batido que hemos hecho con la leche y la levadura. A continuación la mantequilla a punto pomada y la pizca de sal. Amasamos bien todos los ingredientes, a mano o con una amasadora si la tenemos una disponible, hasta conseguir una masa suave y uniforme.
Tapamos con un film y ponemos a que suba en un sitio seco y apartado de corrientes de aire, lo mejor es dentro del horno apagado. Ahora a esperar…..
Durante el tiempo que esperamos que suba la masa vamos a preparar la crema de almendras que además debe de haberse enfriado para manipularla, así que nos viene bien.
En una ollita ponemos todos los ingredientes para el relleno a la vez, la leche, el azúcar moreno, el azúcar blanquilla, la ralladura del limón, la canela y por ultimo las almendras molidas y dejamos que coja temperatura sin dejar de mover hasta que consigamos una pasta espesa tipo engrudo.
Cogemos el 2º huevo y separamos la clara de yema, reservamos la yema para más tarde dar brillo a la trenza. Cuando la masa se  haya enfriado, debe de estar por lo menos templada para que cuando a continuación la mezclemos con la clara esta no se cuaje. Por último y solo opcional le podemos poner unas gotitas de sabor de ron.  Apartamos y dejamos que se termine de enfriar.
Cuando la masa haya aumentado su tamaño, casi el doble, ya podemos seguir con nuestra trenza, como ya sabéis el tiempo puede variar.  Volcamos la masa sobre una superficie enharinada y amasamos un poco para sacarle el aire y luego hacemos con ella un rectángulo del tamaño aproximado de la bandeja de horno donde vayamos a hornear la trenza. A partir del momento que tengo el rectángulo hecho pongo la masa sobre el papel de horno en el que voy a hornear el dulce, que de paso me va a servir de guia.
 Luego como podéis ver en la tercera foto de arriba extendemos sobre la masa la crema de almendras que hemos preparado anteriormente, que ya debe de estar fría del todo. Dejamos como un dedo libre al rededor del rectángulo.
Con un pincel humedecido en agua, mojamos los bordes de masa que hemos dejado sin crema y procedemos a enroscar el rectángulo sobre si mismo como un brazo de gitano. Apretamos bien los bordes para sellarlos.Ahora viene el paso que le va a dar a nuestro dulce el aspecto de trenza.
Con un cuchillo cortamos el rollo desde la mitad justo en el centro hacia nosotros, ojo lo que viene es importante. Cogemos las dos mitades y le damos un cuarto de vuelta hacia arriba, de forma que la parte del corte este como en foto 2 y ahora lo entrelazamos, apretamos bien los cabos y le damos la vuelta al rulo.
Ahora debemos de tener la parte trenzada tejida opuesta a nosotros y hacia nosotros el rulo sin cortar.
Buscamos el principio del corte anterior y desde ahí volvemos a  buscar el centro y cortamos con mucho cuidado por la mitad. Hacemos lo mismo que la otra cara. Le damos a los cabos el cuarto de vuelta hacia arriba, terminamos de entrelazar y sellamos bien el final de la trenza.
Bueno pues ya solo nos que darle brillo a la trenza con la yema que anteriormente hemos reservado, batimos un poco y con una brocha untamos sobre la trenza. Pincelamos la trenza completa incluido el relleno.
Llegados a este punto solo nos queda hornear la trenza. Metemos en el horno que habremos precalentado de antemano a 200 grados y horneamos durante aproximadamente 45 minutos. La mitad del tiempo a  180 grados y luego bajamos la temperatura a 160 grados hasta el final. Si oscurece un poco, que no cunda el pánico, es normal y así quedará también un poco crujiente. De todas forma si empieza a oscurecer demasiado tapamos con un papel de aluminio.
Durante el tiempo de horneado preparamos el glaseado para que en cuanto salga la trenza del horno y aún en caliente le podamos echar por encima.
Para ello echamos el azúcar glas en un bol, exprimimos un limón y se lo añadimos colado para que no caiga la pulpa. Mezclamos bien y debe de quedar espeso como la miel. Hacemos la prueba cogiendo una cantidad en una cuchara y si volcamos y cae pero con dificultad, ese es el punto. Si está muy espeso le añadimos un pelín de agua y si está muy liquido, espesamos con más azúcar glas. Con la trenza aún caliente vamos cogiendo porciones del glaseado con una cuchara  y  echamos en forma de  hebra de derecha a izquierda por encima toda la trenza. Dejamos enfriar y listo para merendar.
Sin duda una gran merienda, ya vereis.
¡Espero que os haya gustado, hasta la próxima!

No Replies to "Trenza rellena de crema de almendras"

    Deja un comentario