Mermelada de fresa

Ahora que estamos en temporada de fresas ¿a quien no le apetece una buena mermelada casera recién hecha para untar sobre un croissant o simplemente sobre una tostada calentita?
Pues aquí vamos a hacer una mermelada de fresa totalmente casera con unas pocas de fresas que he encontrado en la nevera.

Mermelada de fresa


Ingredientes

  • 500 grs de fresas
  • 250 grs de azúcar blanquilla
  • 1 cucharada de zumo de limón
La mermelada es unos de los dulces más fáciles de hacer, simplemente como todo en la cocina, no debemos de perder de vista mientras se va cocinando.
En primer lugar lo que vamos a hacer es limpiar y preparar las fresas. Enjuagamos bien las fresas y le quitamos el rabillo verde y si tuviese la parte superior un poco de zona blanca también la retiramos. Una vez desprovista del rabito de la zona blanca y de cualquier parte pocha que tenga la fresa, la cortamos en rodajitas o en cuadritos, da igual el tamaño ya que al final le vamos a dar un toque de batidora.
Ponemos las fresas y el azúcar en un cazo a temperatura media durante aproximadamente 20 minutos y vamos moviendo de vez en cuando para que no se nos pegue al fondo. Mi vitro va del 1 al 9, siendo el 1 el más bajo y el 9 el más alto. Mantenemos pues la mermelada en el “4” durante todo el tiempo. Transcurrido 20 minutos se le añade la cucharada de limón y dejamos 5 minutos más. Al final debe de quedar más o menos como la imagen del centro.
En un principio ya está lista la mermelada. La podemos dejar con los trocitos o un poco más homogenea, para ello cogemos la batidora y literalmente le damos tres pulsaciones de batidora. Lo suficiente para moler un poco las fresas pero que aún podamos encontrar algún que otro tropezón.
Bueno pues ya dejamos enfriar y podemos consumir como más nos guste, pero si queréis guardar a largo plazo pues vamos a ver como poner en conserva.

Mermelada en conserva


Yo suelo reciclar los botes de mermeladas que he comprado para usar para mis propias conservas. Lo primero que debemos de hacer es lavarlos bien con detergente y agua caliente. Luego cogemos una olla y hervimos los botes durante unos 15 minutos. Sacamos y dejamos secar boca abajo. A partir de ahora no tocamos con las manos ni el interior del bote ni la tapadera. Rellenamos el bote con la mermelada hasta el tope para que no nos entre aire, cerramos muy bien y metemos en la olla y cubrimos hasta antes de la tapadera. Ponemos a hervir y cuando empieze a hervir contamos media hora, sacamos los botes y sobre un paño los colocamos boca abajo hasta el día siguiente. Listo ya tenemos la conserva de mermelada y vereis que cuando abráis el bote hará el “plop” del vacío.
Ya nada más que disfrutar con un croissant recién hecho con “nuestra”  mermelada de fresa.
¡Hasta la próxima!
Mermelada de fresa

No Replies to "Mermelada de fresa"

    Deja un comentario