Albóndigas en salsa de tomate

Hoy vamos a preparar albóndigas en salsa tomate de toda la vida y unos de los platos preferidos en mi casa. Presentaciones no necesita y misterios no tiene, así que allá vamos con nuestras bolitas de carne que tanto gustan a grandes y pequeños.

Albóndigas en salsa de tomate

En primer lugar vamos a empezar preparando la salsa de tomate. Para ello picamos una de las cebollas muy pequeñita y ponemos a pochar con un buen chorrito de aceite de oliva virgen. Una vez tengamos la cebolla pochadita, le añadimos una lata grande de tomate triturado. Mezclamos bien con la cebolla y le añadimos 1 dado de caldo de carne desmenuzado y media cucharada de orégano. Ponemos a fuego medio y dejamos que se vaya cocinando el tomate.

Ahora vamos a preparar las albóndigas, para ello vamos a coger un bol grande donde podamos mezclar bien con las manos. Introducimos la carne picada, la 2ª cebolla y los ajos muy, muy picaditos, el perejil, salpimentamos y mezclamos bien.

Ahora añadimos los huevos, que habremos batido previamente  y el pan rallado. Iremos echando el  pan rallado poco a poco y mezclamos hasta conseguir una masa de carne con la que podamos formar las albóndigas, ni muy blandas para que no se deshagan en la salsa, ni muy duras para que no queden como piedras.

Cuando ya tengamos la masa en su punto hacemos las albóndigas, intentando que todas tengan el mismo tamaño.
Ponemos aceite a calentar en una sartén o la freidora y doramos un poco las albóndigas. Dejamos sobre papel absorbente, para que suelte todo el aceite posible y añadimos las albóndigas al tomate.

Dejamos unos 5-10 minutos que se cocinen las albóndigas en el tomate, probamos y si es necesario rectificamos de sal y listo.
Podemos acompañar las albondigas en tomate con patatas fritas, arroz blanco o con lo que más os guste.
Hasta solas están increíbles.
¡Hasta la próxima!

No Replies to "Albóndigas en salsa de tomate"

    Deja un comentario